A mis 20 años comencé yoga mientras cursaba la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la UBA. Fue un tiempo de mi vida de mucho desarrollo intelectual, mucha reflexión y búsqueda de respuestas. Mientras estudiaba, algunos textos de filosofía oriental comenzaban a hablarme sobre budismo y meditación, despertaban mi curiosidad por otras perspectivas sobre la realidad. También el pensamiento occidental y las diversas formas de entender el cuerpo a lo largo de la historia es un tema que aún hoy me apasiona.

Esta investigación en torno al cuerpo y sus sentidos es la que delineo mi camino a lo largo de todos estos años. Desde el yoga, las artes marciales, la danza, y diversas técnicas corporales como la sensopercepción, la eutonía, Feldenkrais, etc. siempre me sentí atraída por todos los interrogantes acerca de nuestro cuerpo como único medio para vincularnos con el entorno, para desarrollarnos, entendiendo cómo era atravesado por la cultura, por nuestras creencias, y sobre todo por nuestras experiencias personales. 

No fue casualidad que mis primeros años en este camino hayan sido desde la práctica del Hatha yoga. Esta práctica cambió mi vida por completo y me enseño que había algo más allá de lo que podía percibir con mis sentidos, y que si buceaba en mi interior había más respuestas de las que suponía. 

Hoy como profesora de Yoga Integral busco compartir este camino con la intención de acompañar los procesos personales de cambio hacia una vida consciente, evolucionando desde un cuerpo sano y expresivo, una mente armónica y una inteligencia emocional desarrollada para alcanzar la plenitud. Mi objetivo es que cada persona que se acerque a mí pueda aprender a conocerse, a escucharse, a respetarse y a sentirse cómoda en su cuerpo y con todo su ser. 

Te invito a este viaje de autoconocimiento, a explorar nuevas posibilidades desde tu interior, y a creer profundamente que nunca es tarde para ser la versión de vos que quieras ser.